Esquí en Andorra: tercer día

Tras una noche de ligera pero constante nevada, amaneció la parroquia de Ordino bajo un manto blanco que hacía presagiar una nevada mucho mayor en la propia estación de esquí.

El traslado a las pistas se realizó sobre una carretera con líneas difusas e inexistentes conforme se iba ganando altura, dejando el autobús a su paso algún que otro coche e incluso autobús montando cadenas en improvisados arcenes.

Con una importante ventisca y en medio del reparto de tablas y bastones, con anterioridad al comienzo de las clases, nos llevamos el primer susto al sufrir una alumna una fisura en el húmero. Mientras tanto, los valientes se dirigían con sus monitores, ante la estupefacción de éstos al comprobar bastantes ausencias de alumnos, que se habían refugiado en la cafetería.

Las malas condiciones meteorológicas impedían la apertura total de la estación, quedando sólo activos 3 remontes de tipo percha que daban acceso a varias pistas azules y rojas. El resto de las pistas quedaban cerradas y los propios monitores avisaban de la peligrosidad de algunas pistas y la recomendación de practicar sólo por las pistas conocidas.

Prácticamente al término de las clases, nuevo susto y visita a la enfermería de un alumno que había sufrido una caída con luxación del hombro y fractura en el húmero. Durante el resto del esquí libre, fueron mejorando las condiciones, permitiendo el surfeo sobre nieve en polvo para el disfrute de los más aguerridos.

A las 14 horas se llevó a cabo la comida del grupo, dando paso a una nueva práctica libre en las pocas pistas abiertas. La jornada de esquí se cerró con un chocolate caliente con bizcocho en la propia estación, antes de tomar rumbo al hotel. Ya allí, ducha rápida y salida con destino a la capital para visitar las numerosas tiendas y realizar la compra de algunos regalos, así como para reponer fuerzas en sitios de comida rápida.

Posteriormente, regreso al hotel para llevar a cabo la cena (recena para algunos) y preparación de maletas para la última jornada de esquí.

Confiemos que abran más pistas mañana y que las condiciones mejoren.